Diario de Mujer

Noticias Destacadas
Inicio -- Blog -- Diferencias entre la pelvis masculina y la femenina
Diferencias entre la pelvis masculina y la femenina

Diferencias entre la pelvis masculina y la femenina

Son numerosas las ocasiones, viendo series policiacas como Bones, en las que tras un corto examen visual, el forense determina que la víctima es hombre o mujer, y aproximadamente su edad. Amigas, ¿a que parece de cuento? No lo es. Estos profesionales son capaces de determinar el sexo de una persona estudiando distintas señales en sus huesos. Uno de los que proporciona más información es la pelvis.

En el ser humano, las características de la pelvis van a variar dependiendo del sexo del individuo. Estas modificaciones tienen una causa genética y hormonal. Cada sexo tiene una pelvis con unas características que la singularizan:

  • Mientras que la pelvis masculina es gruesa y pesada, con ramas isquio-pubianas más macizas y cortas, la pelvis femenina es más fina y ligera, con paredes más delgadas.
  • En el hombre las palas iliacas son más estrechas y más recogidas, más altas y más rectas, con lo que la pelvis es más larga. En la mujer son más amplias, bajas y redondeadas, generando una pelvis más corta, proporcionando así la típica figura curvilínea.
  • Al ser la pelvis más ancha, los isquiones sobre los que nos sentamos las mujeres, se encuentran más separados entre si. De ahí las diferencias con las tallas de ropa.
  • La pelvis menor, en la mujer, es más ancha y espaciosa, ya que tiene que albergar al útero gestante, pero más baja. En el hombre es más estrecha y más alta.
  • El estrecho superior (marcado con una línea roja en el dibujo) femenino es más amplio y con forma de redondeada. En el caso del hombre, posee menor amplitud y forma mayoritariamente triangular o de corazón. Los estrechos medio e inferior también son menores.
  • La mujer posee unas ramas púbicas más largas y delgadas, lo que determina una sínfisis púbica más baja y un ángulo púbico más abierto (marcado en azul en el dibujo), en torno a los 80º-85º. En el hombre este ángulo es más cerrado, unos 50º-60º y situado más alto.
  • Para facilitar el alumbramiento, el sacro y el cóccix son más anchos y planos. En el hombre, en cambio, seencuentran más curvados y son más estrechos.
  • Los hombres poseen agujeros obturadores (agujeros en los lados de la pelvis) pequeños y triangulares. En la mujer son mayores y redondeados.
  • En el caso de la articulación de la cadera, el acetábulo (zona de la pelvis donde se va a articular el fémur) es de menor tamaño en la mujer que en el hombre.

 


 Imagen cortesía de Gray’s Anatomía

Espero que os haya gustado. Cualquier duda o aclaración, ya sabéis dónde encontrarme.

Un cariñoso saludo hasta la semana que viene.

Chus Mateo

Fisioterapeuta

 

 

Acerca de Maria

Soy Fisioterapeuta, tengo 40 años, estoy casada y sin hijos. Me dedico principalmente a la patología de la mujer: preparación al parto, recuperación post parto, incontinencias, pre y postoperatórios de cáncer, incompetencias vasculares, fisiostética, etc y de vez en cuando trato a algún hombre. Me dedico al libre ejercício de mi profesión colaborando en dos clínicas y en el ámbito docente. Tengo dos mascotas: Una perra y un gato (Gala y Humo).

3 Comentarios

  1. Tal como dices me sorprendía la televisa destreza de la protagonista de Bones jeje, no conocía la diferencia entre hombre y mujer, ni siquiera me lo había planteado, dando por hecho que esta zona era igual. Como siempre, gracias por ampliar nuestros conocimientos a través de tus enseñanzas ;-)

  2. Durante mi primer embarazo sufrí una luxación del cóccix. Lo digo sólo para ilustrar lo que dice de la gran amplitud que necesitamos para el alumbramiento. Un beso.

    • Gracias por tu comentario, Sonia. Siento esa luxación tan dolorosa. Sin embargo es bastante frecuente, y sus síntomas suelen extenderse en el tiempo. Espero que ya te encuentres mejor.

      Chus

¡Déjanos tu comentario! Nos importa tu opinión :)