Home Trucos El miedo a la oscuridad
Trucos -

El miedo a la oscuridad

Desde los tiempos remotos la escofobia o el miedo a la oscuridad trae de cabeza a los peques y a algún que otro no tan peque. Esta claro que si nosotros no vencemos nuestros miedos, no seremos capaces de enseñarles a nuestro pequeños.

¿En que momento de nuestra infancia aprendemos a tener miedo?
Dicen los pedagogos en general que el miedo es un “sentimiento” necesario en el proceso de aprendizaje.
Muchísimas veces somos los padres culpables de que nuestro hijos adquieran estos miedos que pueden llegar a limitarles de por vida. Es mas fácil decir “niño ahí no vayas que te come el coco”, que asumir que “la televisión esta muy entretenida y desde aquí no te veo!”
Algunas personas crecen con miedos cultivados en la infancia y se ven obligados a visitar psicólogos para librarse de ello.

¿Entonces como hacerlo?
Les cuento mi método : En casa intentamos no utilizar el miedo sino el razonamiento. Os imagináis yo razonando con mi hija de 33 meses mientras ella se tira en plancha en los cojines del sillón? Si, es gracioso y frustrante pero yo lo visualizo como una hucha donde uno va poniendo pequeñas dosis que a día de hoy parecen inútiles pero a la larga se convierte en algo grande, no tendrá dos años para siempre.

¿Qué temen los niños? Pues a lo que les enseñamos temer. Influyen también la televisión y un sin fin de cosas. Algunos niños temen a señores con barba, de raza negra o disfrazados. Ruidos fuertes, perros y demás animales.

¿Como evitar o tratar el miedo a la oscuridad?

  • Con naturalidad intentemos quitar de nuestro vocabulario estas frases hechas que contienen personajes como el coco,el lobo,el bicho, etc. Son costumbres antiguas aparentemente inofensivas que en realidad son innecesarias,creame, no pasa nada crecer sin conocer al coco.
  • Como ya les dije, si les enseñamos a tener miedo, para que el miedo se disipe tenemos que poner de nuestra parte con el mismo nivel de reiteración: “No pasa nada”, el “bicho” no existe,etc.
  • Dejemos una luz tenue en una habitación cercana encendida,hasta que el niño se olvide de este miedo.
  • Jugar con las sombras a oscuras y con una linterna es un método muy eficaz donde la oscuridad se convierte en un momento de risas con papa y mama.

Que no debemos hacer:

  • No asustes a tu hijo.
  • No te rías de sus miedos.
  • No le transmitas miedos innecesarios. Tener cuidados con los perros, o no cruzar la calle sin “dar la mano” es esencial pero “el coco” no vive en vuestra casa.
  • No intentes que supere el miedo a la oscuridad obligándole a estar a oscuras. Solo empeorará la situación.
  • No ignores sus miedos, no es normal que tenga miedo.

¿Cómo lo lleváis vosotras el tema del miedo en los peques?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *