El mejor photocall

El objetivo principal de las bodas es celebrar un compromiso, es decir, una nueva etapa en las vidas de los novios. En base a esto, uno de los aspectos que más hay que cuidar durante los preparativos de la boda es el momento de la fiesta.

Cierto es que cada boda es distinta porque no hay dos parejas iguales pero hay un elemento que no puede faltar en ninguna: el photocall. Aunque han llegado hace relativamente poco al mundo de las bodas, los también llamados photobooth son grandes protagonistas entre los invitados y los novios porque permiten sacar el lado más gamberro de cada uno. Y es que por mucho que alguien se resista, es imposible ver uno y no lanzarse a poner muecas o colocarse estolas de plumas o lazos postizos.

Podría decirse que toda la sobriedad que ha de predominar en la ceremonia se compensa con la diversión del photocall. Estas plantillas se pueden encontrar en Internet e imprimirse en casa, por lo que el coste es mínimo.

Los novios pueden elegir entre multitud de tipos, diseños y tamaños de photobooth pero hay que dejar claro que no es necesario gastarse mucho dinero ya que pueden hacerse con materiales muy sencillos y baratos. Desde telas con estampados graciosos hasta fotos impresas de los novios o de alguno de sus sitios favoritos pasando por paneles de madera y palés de ladrillos. Por otro lado, están los objetos que completan las fotos más simpáticas del día, pueden utilizar: todo clase de sombreros de plástico, gafas de mil colores y formas, flores o peinetas para el pelo y bigotes, labios o pajaritas postizas que se pueden imprimir en casa.

Además, también se pueden ofrecer distintos marcos de cuadros o fotos de diferentes tamaños porque siempre darán mucho juego a la hora de captar las imágenes más divertidas de la boda.

Ahora, hay empresas especializadas en la elaboración de photocalls y muchos wedding planners recurren a ellas para todas las bodas; en ese caso hay que respetar la personalidad de los novios y la boda que están organizando ya que no pueden ceñirse a lo que haga todo el mundo, es primordial que le den su toque personal a una de las partes más importantes de la celebración.