plancha de pelo
Home Belleza Cómo usar correctamente la plancha de pelo

Cómo usar correctamente la plancha de pelo

La plancha de pelo es un artículo de belleza de doble filo: puede dar resultados maravillosos y dejar una melena lisa y con volumen, o marchitar el cabello.

Este artículo casi nunca falta en el armario de belleza de cualquier mujer. Su utilidad hace que muchas decidan plancharse el cabello continuamente, sin embargo, a veces el mal uso hace que a medio plazo el pelo quede reseco, partido y débil. Para evitar esto, lo mejor es saber usarla antes que ir tan seguido a la peluquería.

Lo que se debe hacer antes

Antes de darse a la tarea de planchar el cabello, hace falta tener en cuenta ciertas cosas para obtener el mejor resultado posible. Para empezar, las planchas de cabello profesionales son las más indicadas. Tener el alisado requiere de las herramientas adecuadas para no dañar en exceso el cabello.

Las placas de las más modernas están hechas con queratina y cerámica, materiales que son muy útiles a la hora de proteger las hebras. También suelen tener un sensor de protección contra el calor integrado para detectar las áreas donde el cabello es más frágil.

Como está dirigida especialmente para el cabello delicado, por lo general, la temperatura que alcanzan van desde lo 160 hasta los 210 grados. Casi todas tardan sólo unos segundos en alcanzar la temperatura deseada, la cual viene indicada en una pantalla led.

A pesar de que lo más normal es que todas dejen el cabello bastante liso con la primera pasada, algunas permiten rizarlo gracias a su forma. Para el pelo más grueso, lo indicado es escoger una de placas grandes para que el calor penetre en todas las hebras.

Lo siguiente es aplicar un protector contra el calor en el cabello mojado, y después extenderlo con un peine de cerdas amplias, hasta que se seque. También es recomendable usar cremas hidratantes si es habitual plancharse el pelo.

Utilizando la plancha

El cabello siempre debe estar seco para poder aplicar la plancha porque si no, se quema con mayor facilidad. A continuación se separa el cabello en mechones pequeños que sean manipulables por el electrodoméstico. La idea es disminuir todo lo posible la cantidad de veces que se van a planchar los mechones porque esto disminuye el daño provocado al cabello.

Para alcanzar un alisado muy marcado, sólo hay que pasar un peine redondo por el mechón antes de utilizar la plancha. Esto hace que quede más liso el resultado, además de evitar que queden mechones rizados o cabellos pequeños en punta.

El volumen se logra pasando hacia arriba la plancha, en las hebras superiores del cabello, estirándolo bien hacia arriba. Esto hace un efecto para que el pelo se vea más abundante de lo que en realidad es.

Para hacer unas ondas controladas, se debe comenzar a pasar la plancha desde unos 7 a 10 centímetros por debajo de las raíces. La plancha se enrosca en el pelo a medida que va bajando, poco a poco, el resultado son unas ondas bastante naturales. Unas ondas menos marcadas se consiguen haciendo simplemente movimientos de zig-zag. Esto se debe hacer con una temperatura menor a la que se usa normalmente porque se desliza el aparato a menos velocidad de la normal.

Después del planchado

Hay que evitar hacer un planchado a diario porque es bastante perjudicial para el pelo a pesar de que se pueden tomar medidas que hacen que el efecto perjudicial sea menor. De hecho, si se hizo todo como debe ser, debería durar hasta 3 días en perfectas condiciones, dependiendo del tipo de cabello.

Por otro lado, el uso de tratamientos como la crema hidratante es vital. Esto contrarresta lo mucho que se reseca el cabello al estar sometido a tanto calor continuamente. También es recomendable aplicar un baño de crema una vez a la semana, para hacer un tratamiento de hidratación profunda. Sumado a esto, las ampollas son otra opción para usar cada dos semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *